abuelos

MI ABUELO MANUEL Y MI ABUELA ISABEL-EL TEJAR EN LA ERMITA VIRGEN DE LA ESTRELLA

por

Buenos dias a todos, hace unos días termine las 4 historias de los 4 hermanos Molleja-Soto, contando un perfil mínimo de cada una de las familias, aunque todos somos una sola FAMILIA. Después de lo escrito, me he dado cuenta que tengo un deuda con mis abuelos, Manuel Molleja Alvarez e Isabel Soto Centella, ¿como no podía decir nada de los que fueron padres de los miembros de las historias?

restos-tejar
Restos del tejar del abuelo

Mis abuelos eran como muchas familias de la época, el tenía un buen oficio, era alfarero y reconocido como un artesano en la fabricación de tejas, mi abuela, por su parte, se dedicaba a sus labores y al cuidado de sus 4 hijos, 3 hembras y 1 varón. Por informaciones que recogí en su momento de mi padre y de mis tíos, mi abuelo era una persona de carácter y capaz de hacer posible lo que no lo parecía. Ella era mujer volcada hacia sus hijos y dispuesta a que a mi abuelo tuviera la ayuda que de ella necesitaba. Mi tío Rafael, por ser el mayor, me contó que las tejas siempre las tenia vendidas porque se las tenían encargadas, pero el tejar era pequeño, no había agua y tenían que traer el agua del río con borriquillos.

Es difícil contar muchas cosas de ellos, a mi abuelo no lo conocí porque murió en el tiempo de la guerra civil. Con mi abuela si he convivido periodos de tiempo y muchas veces le preguntaba, era parca en palabras y también era prudente en contarme cosas, por lo duro que fue para ella aquel periodo, que ademas supuso tener que salir del pueblo con lo puesto. Cuando vi la foto del puente de hierro sobre el río en el que esta derribado uno de los 3 ojos, recordé las veces que me habían contado que al huir con dirección a Cardeña dinamitaron el puente. Estuvieron en tierras de Jaen y Ciudad Real hasta que termino la contienda y comprobaron que pudieron volver al pueblo sin riesgo de represalias.

Una vez de vuelta a Villa del Rio, la familia, con la ausencia de mi abuelo Manuel que había fallecido, reíniciaron su vida como otros muchos paisanos que tuvieron que vivir esa tragedia de la guerra civil. Ya en el pueblo con los apoyos que suceden en estos casos, unas veces de los familiares y otras de amigos, se pusieron a trabajar en lo que había, mi padre entro a trabajar de albañil por su tío que era maestra de la villa. Cada uno fue buscando la manera de ajustarse a la realidad. Así fue de forma progresiva como constituyeron sus propias familias los 4 hermanos.

thumbnail of VILLARRENSES-TIBIDABO-COMIDA

Pero hoy quiero hacer HOMENAJE a mis abuelos en mi nombre y en el de todos los descendientes, porque gracias a ellos somos hoy esta gran FAMILIA, que estamos repartidos en muchos lugares, pero todos tenemos el sentimiento de nuestro pueblo y de nuestro orgullo de ser descendientes de esta pareja que nos ha transmitido capacidad para seguir luchando en nuestra vida, por nuestros hijos y por nuestros valores. Gracias también a los Molleja-Soto, a los ausentes y a mi tía Antonia la única que esta presente. Debemos seguir por este camino cargado de los valores de siempre que nos hará fuertes y transmitiremos esa energía a nuestros descendientes. Un fuerte abrazo a todos, a mis familiares y a todos mis paisanos.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*