el-desarrigo-pexels

El Desarraigo, por Jacinto García.

por

Un día de nuestra juventud sin que lo desearas ni te lo planteares, nuestra vida cambió, cambió de tal manera que no se lo puede imaginar aquel que no tuvo que dejar nunca su tierra, sus amigos, las calles donde creció y donde todo le era familiar, el ambiente de tu pueblo, de sus gentes, familias y en algunos casos esa primera novia que llenaba de ilusiones tu corazón y tu vida.

De pronto te encuentras en un lugar extraño, sin tus amigos, sin ese entorno que siempre te acompañó hasta el momento de tu partida.

Empezar de nuevo, ya nada es igual ni las gentes, ni la ciudad, nada te da confianza  y de todo y todos desconfías y no hay más remedio que adatarse y tratar de encontrar sustitutos a esos amigos que quedaron atrás. Ya nada sería igual, todo es nuevo distinto y no hay mas narices que seguir y adaptarse a la nueva situación.

No hay días que no recuerdes tus raíces, tu pueblo, tus amigos, todo aquello que aquel día fuimos dejando atrás.

Por eso la mayoría de los que vivimos fuera de nuestro pueblo, cuando volvemos a pasear por sus calles, nos embarga una alegría que los que no tuvieron que salir de él , no entienden del todo, Unas fotos, un comentario o cualquier referencia de nuestro pueblo, nos llena de democión y entrañables recuerdo.

2 Comments

  1. Jacinto,estimado Paisano, leyendo tu reflexión me doy cuenta de cuánto tenemos en común!
    Al igual que tú con tu familia,yo también viví el desarraigo ,aunque fue solo una etapa corta . Pero entiendo tu sentir pues mi padre se fue primero y aunque yo tenia tres años pero sentía su ausencia l además de ver cómo lloraba mi nadre . Enseguida nos reunimos con el …
    ese éxodo lo compartimos muchos villarrenses. Muchos españoles, que nos fuimos buscando seguridad laboral y mejora en el salario. Y muchos, como tu, quedasteis enraizados en otro lugar. Aunque un gran sentimiento de Topofilia te acompañará siempre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*