El Hospitalillo

Entre los años 1954 y 1965 mi abuela, Carmen Vacas Teba ,vivía en el “Hospitalillo”; sito en la calle Pescadería, perpendicular a la de San Roque, muy cerquita de donde yo nací.

¿Cómo no acordarse, paisanas/paisanos del “Hospitalillo”? Más de un villarrense pasó por allí, seguro, a que “Juanito el practicante” (Juan Jurado Gavilán) le inyectara la penicilina o la vacuna a los niños.

También en el “Hospitalillo” pasaban consulta los médicos de Familia Don Manuel Luna y Don Miguel Coleto, que atendían lo relacionado con la salud.

Según me cuenta una “inquilina del Hospitalillo”, mi tía Blasi, por las noches a ella ,que tenia unos 8-9 años, le daba pavor cruzar ese pasillo para salir o entrar a la casa, pues había presenciado más de una vez la llegada de algún “accidentado” e incluso sabía que dejaban allí por la noche algún fallecido, en espera de la llegada del día y “hasta que llegaran las autoridades” según sus palabras. Llegaban al Hospitalillo todo tipo de casos, al ser el único Hospital que había en el pueblo entonces: heridos de accidentes, peleas, etc… en busca de los primeros auxilios, pues eso era lo que ofrecía, curas, vacunas, servicio de practicante y los primeros auxilios ya mencionados. Era algo muy modesto y básico.

Eran años de pobreza en una España que aún sufría los vestigios de una guerra no lejana. Era esa Andalucía Profunda más “profunda” aún en los pueblos que en la capital. Por eso y para paliar la necesidad de la sociedad en los temas de salud existía en ese tiempo algo así como la Beneficencia, desconozco en qué régimen estaba el Hospitalillo ya que aún no había Seguridad Social como está hoy, si no que había un seguro obrero que habían legislado en el llamado Fuero del Trabajo .1

el hospitalillo

Yo recuerdo perfectamente aquel sitio pues no pasaba día sin que yo fuera a ver a mi abuela y a mi tía, que tenía (tiene) 7 años sólo más que yo ! ¡casi de mi edad! y, al estar tan cerca de casa yo estaba siempre allí; mi abuela Carmen, a la que yo adoraba y que me enseñaba a coser y a hacer labores propias de las niñas y me hacía ropilla (era modista) Y también porque ese sitio, ese “Hospitalillo” llamaba poderosamente mi atención: me encantaba mirar esos estantes de mármol y azulejos; todo aséptico y con esos cilindros de acero o aluminio, que contenían todo tipo de material para las curas, gasas, vendas, esparadrapos etc… y que hacian un sonido peculiar al abrirlos y cerrarlos, y esos botes de cerámica preciosos en las cornisas de los armarios que olían… no puedo decir a que pero era a mentol, alcohol y una mezcla de medicamentos que me fascinaba y eran ¡tan bonitos¡!

Estos y otros recuerdos, que no pongo por no extenderme más, tengo del Hospitalillo ya desaparecido… pero está intacto en mi memoria.

1 Fuente: Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Fuero_del_Trabajo

Autor entrada: Carmen Barrera

5 comentarios sobre “El Hospitalillo

    Francisco Navarro

    (3 marzo, 2018 -16:15)

    Excelente relato Carmen. Veo que tienes bien arraigado el recuerdo de aquel lugar. Yo lo recuerdo vagamente porque lo visité pocas veces, principalmente cuando nos llevaban a vacunar, cuando en el brazo nos hacían con una especie de plumilla la incisión que posteriormente y al secarse nos dejaba una marca para toda la vida. Un saludo.

    Carmen Barrera

    (3 marzo, 2018 -17:29)

    ¡Que lindos tarros cerámicos has encontrado! Para la ilustración del texto..
    Si alguien tiene algún recuerdo; algún dato o historia relacionada con ese sitio y le. apetece comentarlo , me haría ilusión,

      Carmen Barrera Morales

      (6 abril, 2018 -19:42)

      Gracias Francisco, por tu comentario . Me ha alegrado saber que te acuerdas, aunque sea vagamante, del Hospitalillo; yo lo guardo en la memoria con bastante claridad, aunque claro, hace tantos años que los recuerdos se van difuminando .El afecto por esos lugares de nuestro pueblo, en cambio, está intacto. Un cordial saludo

    Antonio Torralba Castilla

    (6 marzo, 2018 -20:45)

    Yo si que lo recuerdo pero seria despues de los años que tu citas ya que la señora que vivía allí y se ocupaba de la limpieza y de organizar un poco las consultas que allí pasaban era Dolores le apodaban La Reina y pasaba consulta como bien dices los medicos D. Manuel Luna y D. Miguel Coleto ademas de los practicantes D. Benedicto Torralba ( Beneri) y D. José Perez que su mujer era maestra y vivia en las casas de los maestros de los Grupos Poeta Molleja, de cuando yo recuerdo fueron los ultimos tiempos del hospitalillo pues tuvieron que cerrarlo por que estaba en un estado lamentable y los medicos y practicantes pasaron ha pasar consulta en sus casas

    Carmen Barrera Morales

    (6 abril, 2018 -19:51)

    Antonio, cuanto me alegra saber que recuerdas el Hospitalillo. Las fechas exactas no las recuerdo ahora ; tendría que “indagar” algo más en la memoria. Pero ¡veo que recuerdas muchos detalles y nombres de personas de allí! Pero , te diré que mi abuela Carmen y Dolores la reina coincidieron allí, ellas eran amigas, además de vecinas en ese hospitalillo. Un saludo afectuoso, Paisano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *